ERES 100% RESPONSABLE DE TU VIDA

ASUME SIN BUSCAR CULPABLES

Cuando nos encontramos ante un problema, conflicto o situación incómoda tendemos con enorme facilidad a buscar culpables de nuestros males o a tirar balones fuera para que nuestras vicisitudes las resuelva otro. Esto indica que no nos queremos hacer responsables de nuestros perjuicios y por tanto de nuestras vidas. Como si culpando al jefe, al mal tiempo, a la pareja, a los hijos o a la crisis nuestros problemas fueran a resolverse de inmediato. Pareciera que los resultados que obtenemos en nuestra vida no dependieran de nosotros.

Existe una emoción que se llama TRISTEZA, que se encarga precisamente de ayudarnos a mejorar cualquier pérdida, a reparar cualquier daño, a solucionar cualquier conflicto, en definitiva a aprender de nuestros errores para convertirlos en experiencia de modo que podamos prevenir situaciones incómodas similares en el futuro. Lamentablemente no recurrimos a esta emoción, más bien huimos de ella, por considerarla negativa. Nos recuerda a la depresión, a la nostalgia, al abatimiento, al dolor. No sabemos que es la emoción que nos hace ser inteligentes, que nos hace tomar conciencia de que algo está pasando para reflexionar, pensar, analizar cada problema y así encontrar opciones y soluciones que lo reparen y mejoren.
Preferir echar la culpa a algo o alguien equivale a creer que no somos capaces de encontrar una salida que nos alivie, nosotros solitos.
La TRISTEZA debe usarse SOLO cuando has sufrido algún tipo de PÉRDIDA (de trabajo, económica, de salud, de bienestar, de expectativas, de tiempo…) o cuando algo indica que la puedes sufrir. Porque su finalidad es el DESARROLLO, el aprendizaje, la mejora y la evolución. Cada problema o conflicto que surjan en tu vida son oportunidades para aprender, para pensar de forma diferente, para avanzar en la vida sin quedarte apalancado en el miedo o en la rutina, sin quejarte amargamente de tu mala suerte,sin querer que otros paguen por lo que tú mismo puedes arreglar.
Si no asumes y aceptas que ese problema está en tu vida, y por tanto, a quien molesta es a ti y que tan solo tú puedes hacer algo, nunca aprenderás nada. Los problemas seguirán apareciendo cada vez más seguidos y cada vez con más perjuicios, se repetirán con iguales consecuencias desastrosas, hasta que de una vez asumas que eres 100% responsable de tu vida y que todo lo que en ella ocurre te atañe a ti y solo a ti. Por tanto eres el único que debe hacer algo al respecto. Culpar a otros de tus males no resuelve nada, ésto has de entenderlo y aplicarlo a tu vida y circunstancias. Toma conciencia, acepta y utiliza tu inteligencia para desarrollar y desarrollarte.
Tu vida y sus resultados dependen de ti. No necesitas buscar culpables fuera.
Artículos relacionados

Deja un comentario

5 comentarios

  1. Así es! Y no solo con nuestros actos sino con todo lo que suponga algún problema que altere nuestro bienestar. No importa de donde venga, lo importante es que si está en tu vida, hay algo que puedes y debes hacer tú sin culpar a otros. Nosotros debemos asumir y resolver. Es una capacidad innata que nos hace aprender y avolucionar.
    Gracias por tu aportación, Mar!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Aprende a vivir

Entrenamiento online gratuito

4 lecciones en vídeo con multitud de ejemplos y varios ejercicios para que descubras cómo funcionan de verdad las emociones.

Dejarás de perder el tiempo en métodos y corrientes de pensamiento que suenan muy bien, pero que no tienen una aplicación real y estable en la vida.

Descubrirás qué emoción aplica en cada situación de la vida y cuál es la diferencia entre una emoción auténtica y una falsa.

Podrás descargar el cuadro de relación de emociones y sus disfunciones. Este cuadro representa la claridad y eficiencia de este mapa emocional.